El escenario

En cualquier negocio es fundamental que el flujo de clientes sea constante. Es habitual que empresas pasen malas rachas o incluso tengan que cerrar debido a la dificultad de hacer nuevos clientes y/o de retener los que ya tienen.

La cuestión es no contentarse con un solo canal de ventas. Aunque un canal de ventas funcione y nos traiga clientes no es sensato dejarlo todo a expensas de que éste siga funcionando a lo largo del tiempo. Es nuestra obligación explorar nuevos canales de venta y ponerlos a servicio de nuestro negocio. De esta forma, si no tenemos todos los huevos en una cesta será más difícil que por culpa de un imprevisto la empresa sufra más de lo deseado, con todos los problemas que ello conlleva.

1- Renovar la web para atraer clientes

Como comenté en otro post (webs evolutivas vs webs dinámicas), la web no tiene porque ser un escaparate estático de nuestro negocio. Pasó ya la época en que las webs funcionaban como una «revista» en internet. Donde la gente llegaba a «curiosear» o a consultar la ubicación o el catálogo de productos.

La web tiene que ser mucho más que eso. De ahí que sea necesario renovar la página web para convertirla en otro canal de ventas más, que sirva para atraer clientes interesados en nuestros productos y/o servicios.

2- El sistema para atraer nuevos clientes

Si creamos una web y no la alimentamos pasa como con cualquier otra cosa, muere (post: fracaso en presencia web de la Pyme en Mallorca).

La web se alimenta de contenidos que a su vez provocan interacciones con visitantes interesados en los contenidos que ofrece.

Esta simbiosis es la que hace que las webs crezcan y una vez una web crece, tenemos que saber sacarle todo el partido para conseguir convertir esos visitantes en clientes.

2.1- ¿es la renovación de la web una buena forma de promover un negocio?

Una vez tenemos construida la web, es importante que los potenciales compradores que buscan servicios y/o productos como los que ofrecemos nos encuentren. Para ello tenemos, como  casi siempre, varias opciones

2.1.1- Optimizar las búsquedas en Google

Es lo que se llama, SEO. Un término que se ha puesto muy de moda. El SEO consiste en optimizar al máximo nuestra web, para que cuando un visitante haga una búsqueda en Google nuestro sitio aparezca en los primeros resultados.

¿Es esto fácil?

Para nada.

Hay unas palabras de búsqueda con son más codiciadas que otras y por tanto estarán más competidas, con lo que posicionarse para estas palabras nos va a costar tiempo. Hay empresas dedicadas a esto que prometen posicionarte en poco tiempo, pero hay que averiguar muy bien qué técnicas están utilizando.

Google quiere que las páginas se posicionen de forma natural, es decir, que sea el contenido y las recomendaciones que hagan de éste otras páginas las que definan la autoridad de la página en la materia y conforme ganas autoridad  (más visitas y más enlaces te recomiendan) escalas en el posicionamiento de la página.

Hay, como en todo, atajos a esto. Pero hay que saber que no suelen ser del agrado de Google y si los descubre y te penaliza te manda de los primeros puestos a los últimos y te deja sin visitantes durante un buen tiempo.

Cuidado con las tácticas de los SEO.

2.1.2- Promocionar los contenidos en Facebook

Nuestra página de facebook puede ser un gran aliado a la hora de promocionar nuestra empresa y buscar nuevos clientes.

Cuando creamos contenido y lo publicamos en facebook, recibiremos más o menos interacciones por parte de los fan de nuestra página.

Lo que hay que saber es que facebook te permite buscar públicos similares a aquellos que han interactuado con nuestras publicaciones.

Es decir, puedes buscar gente con los mismos intereses, aficiones que aquellos que se interesan por lo que publicas. ¡Es magnífico! Puedes usar esta plataforma para encontrar personas con el mismo perfil que las personas que ya están interesadas en tus publicaciones o sea, en tus servicios y/o productos.

¿Cómo se busca este público en internet?

Todos hemos visto que cuando publicamos algo en Facebook, nos da la opción de promocionarlo. Sin embargo este método de promoción no es ni con mucho, el mejor.

¿Porqué?

Facebook promocionará tu contenido, pero dentro de facebook. Lo que te interesa es sacar ese público fuera de Facebook, conseguir sus datos y de esta forma empezar una relación con él fuera de Facebook hasta convertirlo en cliente.

Si dejamos que Facebook se encargue de la promoción de nuestro contenido, nos traerá visitas nuestra página de facebook sí, pero seguirán siendo clientes de Facebook porque no tendremos forma de contactarles si no es usando esta plataforma.

2.1.3- ¿Cómo narices saco los clientes de Facebook a mi web?

Ellos mismos te dan la posibilidad de hacerlo. Desde el administrador de Facebook (Facebook Manager) puedes instalar lo que ellos llaman el Píxel.

(Como instalar el Píxel de Facebook tu mismo)

Este Píxel no es más que un trozo de código de programa que permite registrar las visitas que van desde Fb a tu web.

Así que tienes que renovar tu página web e instalar el Píxel. Así puedes hacer la promoción de los contenidos a un público similar al que ya tienes. Los interesados pincharán en el anuncio y saldrán de facebook para llegar a tu web. Una vez ahí puedes usar una oferta gancho (un descuento, una asesoría…) a cambio de que dejen sus datos personales.

Una vez tienes los datos ya puedes incluirlos en tu lista de clientes potenciales y establecer con ellos comunicación a través de email para que te conozcan más, ganen confianza y se interesen por tus productos y/o servicios.

2.1.4- Renovar la página web para beneficiarnos del Píxel de Facebook

A partir de que tenemos una lista de potenciales clientes (suscriptores) ya tenemos una base importante con la que trabajar. Si tenemos novedades o algo nuevo que queramos promocionar podemos hacer una campaña dirigida a esta lista de suscriptores a través de facebook. Los que hagan click en los anuncios serán dirigidos a una web que será un apartado de nuestra web principal (landing page) donde podrán comprar el producto con condiciones preferentes por tratarse de clientes preferentes (o el nombre que hayamos decidido darles)

También podemos prescindir de Fb y hacer la campaña a través del email (más barato). Para ello está bien salirse un poco de la norma y no sonar demasiado comercial. También el uso de vídeos tiene mucha aceptación así como salirse un poco de la norma para resultar diferentes (un buen ejemplo es el operador de telefonía Lowi)

3- Conclusiones

Como vemos tenemos en internet otro canal de venta perfectamente válido para cualquier tipo de negocio. Renovar nuestra página web que es el eje principal de nuestro negocio en internet, más las campañas en facebook, email (email marketing) pueden traer un buen flujo de clientes, también online.

Como comenté más arriba, es importante no depender solamente de un solo canal de ventas y esta puede ser una muy buena forma de traer más clientes a nuestro negocio.

¿Te pareció interesante el tema?

Por favor, valora el interés